Login processing...

Trial ends in Request Full Access Tell Your Colleague About Jove

33.6: El registro fósil
TABLA DE
CONTENIDO

JoVE Core
Biology

A subscription to JoVE is required to view this content. You will only be able to see the first 20 seconds.

Education
The Fossil Record
 
TRANSCRIPCIÓN

33.6: The Fossil Record

33.6: El registro fósil

The fossil record documents only a small fraction of all organisms that have ever inhabited Earth. Fossilization is a rare process, and most organisms never become fossils. Moreover, the fossil record only exhibits fossils that have been discovered. Nevertheless, sedimentary rock fossils of long-lived, abundant, hard-bodied organisms dominate the fossil record. These fossils offer valuable information, such as an organism's physical form, behavior, and age. Studying the fossil record helps scientists to place fossils into geological (e.g., Paleozoic era; 250-570 million years ago) and evolutionary (e.g., first tetrapod organism) contexts.

Whale evolution, for example, is one of the most well-studied examples of evolutionary change in the fossil record. Modern whales descended from a terrestrial, tetrapod ancestor that transitioned from land, back to water. Ancestral whales' forelimbs later evolved into flippers to aid swimming, while their hindlimbs disappeared. The fossil record reveals whales' terrestrial (e.g., Indohyus), semi-aquatic (e.g., Ambulocetus), and aquatic (e.g., Dorudon) ancestors throughout the early Cenozoic era—nearly 50 million years ago. Both modern and extinct organisms can inform scientists' understanding of life on Earth.

In addition to showing evolutionary changes in organisms themselves, the fossil record captures changes in biodiversity as well. Fossils throughout the Paleozoic era record the gradual emergence of animals (e.g., marine arthropods like trilobites), plants (e.g., Gilboa trees), and fungi (e.g., Prototaxites). Fossil evidence also reflects mass extinctions of species over evolutionary time. Scientists recognize five major extinction events in which over 75% of early species vanished. For instance, a mass extinction event in the late Paleozoic era wiped out the aforenoted organisms.

Fossils enable scientists to reconstruct accounts of life on Earth. For example, extinction events tend to result in radiation of diverse species with a common ancestor. After the late Paleozoic era's mass extinction event, fossil evidence supports that the age of dinosaurs began and persisted for nearly 180 million years (i.e., Mesozoic era; 65-250 million years ago). Another mass extinction event occurred in the late Mesozoic era, at which point the age of mammals began and continues to the present day (i.e., Cenozoic era; 65 million years ago-present). Thus, the fossil record supports the origins of species and serves as an essential tool for understanding evolution.

El registro fósil documenta sólo una pequeña fracción de todos los organismos que alguna vez han habitado la Tierra. La fosilización es un proceso poco frecuente, y la mayoría de los organismos nunca se convierten en fósiles. Además, el registro fósil sólo exhibe fósiles que han sido descubiertos. Sin embargo, los fósiles de roca sedimentaria de organismos de larga duración, abundantes y de cuerpo duro dominan el registro fósil. Estos fósiles ofrecen información valiosa, como la forma física, el comportamiento y la edad de un organismo. El estudio del registro fósil ayuda a los científicos a colocar fósiles en contextos geológicos (por ejemplo, la era paleozoica; hace 250-570 millones de años) y evolutivos (por ejemplo, el primer organismo tetrápodo).

La evolución de las ballenas, por ejemplo, es uno de los ejemplos más bien estudiados de cambio evolutivo en el registro fósil. Las ballenas modernas descendieron de un ancestro tetrápodo terrestre que pasó de la tierra, de vuelta al agua. Las extremidades anteriores de las ballenas ancestrales más tarde evolucionaron en aletas para ayudar a nadar, mientras que sus extremidades traseras desaparecieron. El registro fósil revela las ballenas terrestres (por ejemplo, Indohyus),semi-acuáticas (por ejemplo, Ambulocetus)y acuáticas (por ejemplo, el ancestro dorudón)a lo largo de la era cenozoica temprana, hace casi 50 millones de años. Tanto los organismos modernos como los extintos pueden informar la comprensión de los científicos de la vida en la Tierra.

Además de mostrar los cambios evolutivos en los propios organismos, el registro fósil también captura los cambios en la biodiversidad. Los fósiles a lo largo de la era paleozoica registran la aparición gradual de animales (por ejemplo, artrópodos marinos como trilobites), plantas (por ejemplo, árboles de Gilboa) y hongos (por ejemplo, prototaxitas). La evidencia fósil también refleja las extinciones masivas de especies en el tiempo evolutivo. Los científicos reconocen cinco grandes eventos de extinción en los que más del 75% de las primeras especies desaparecieron. Por ejemplo, un evento de extinción masiva a finales de la era paleozoica aniquiló a los organismos antes mencionados.

Los fósiles permiten a los científicos reconstruir los relatos de la vida en la Tierra. Por ejemplo, los eventos de extinción tienden a dar lugar a la radiación de diversas especies con un ancestro común. Después del evento de extinción masiva de finales del Paleozoico, la evidencia fósil apoya que la edad de los dinosaurios comenzó y persistió durante casi 180 millones de años (es decir, la era Mesozoica; hace 65-250 millones de años). Otro evento de extinción masiva ocurrió a finales de la era Mesozoica, momento en el que comenzó la edad de los mamíferos y continúa hasta la actualidad (es decir, la era cenozoica; hace 65 millones de años-presente). Por lo tanto, el registro fósil apoya los orígenes de las especies y sirve como una herramienta esencial para entender la evolución.


Lectura sugerida

Get cutting-edge science videos from JoVE sent straight to your inbox every month.

Waiting X
simple hit counter